TRANSLATE THIS PAGE

No olvides firmar nuestro libro de visitas

Antes de salir del blog, NO OLVIDES colaborar con un comentario en el libro de visitas, ahí a la derecha. Ayudarás a que seamos cada vez más con el convencimiento de que habrá un día en que, por fin, tratemos con respeto a los animales.
Tómate 30 segundos para cambiar las cosas

¡Y compártelo con tus amigos!

"La grandeza de una nación y su progreso moral pueden ser juzgados por el modo en el que se trata a sus animales".
Mahatma Gandhi

lunes, 29 de noviembre de 2010

CARTA DE UN TRABAJADOR DE UNA PERRERA DE MADRID

En esta carta que llegó a nuestras manos un trabajador de una perrera nos va a abrir los ojos a la REALIDAD.
Es larga, pero conviene que la leáis. Aprenderéis mucho de primera mano.

Ojalá sirva para que las cosas cambien...

21-07-10
Creo que nuestra sociedad necesita una llamada de atención.
Como
 responsable de una perrera, voy a compartir algo con vosotros… una mirada desde “dentro” si me lo permitís.
Lo primero de todo, todos los que sois vendedores/criadores de animales, deberíais al menos trabajar UN DIA en una perrera.
Tal vez si veis la mirada triste, perdida…los ojos confusos, os harían cambiar de opinión sobre criar y luego vender a personas que ni siquiera conocéis.
Ese cachorro que acabas de vender terminará posiblemente en mi perrera cuando deje de ser un perrito lindo.
Entonces... ¿cómo te sentirías si supieses que hay una probabilidad del 90% de que ese perro nunca salga de la perrera si es que llega a parar allí? Sea de raza o no.
EL 50% de los perros que entran en mi centro, abandonados o callejeros, son de raza pura.


Las excusas más comunes que escucho son:
-“Nos mudamos y no podemos llevarnos a nuestro perro/gato”. ¿En serio? ¿A dónde te mudas que no te permiten tener mascotas y por qué has elegido ese lugar en vez de otro donde sí puedas tenerla?
-“El perro se hizo más grande de lo que creíamos”. ¡¿Y cuanto te pensabas que crecía un pastor alemán?!
-“No tengo tiempo para ella” - ¿De veras? Yo trabajo 10 o 12 horas al día y aun así tengo tiempo para mis 6 perros.
-“Está destrozándonos el patio” -¿Y porque no lo teneis dentro con vosotros?
Siempre me dicen “No queremos insistirte en que le busques un hogar, porque sabemos que lo adoptarán, es un buen perro”.


Lo triste es que tu mascota NO será adoptada y.... ¿sabes lo estresante que es una perrera? Bueno, pues déjame que te cuente:


Tu mascota tiene 72 horas para encontrar 1 nueva familia desde el momento en que la dejes.
A veces un poco más si la perrera no está llena y consigue apañárselas para mantenerse completamente sano.
Si se resfría, se muere.
Tu mascota estará confinada en una pequeña jaula, rodeada de ladridos y llantos de otros 25 animales.
Tendrá que apañárselas solo para comer y dormir.
Estará deprimido y llorará constantemente por la familia que lo ha abandonado.
Si tiene suerte, y cuento con suficientes voluntarios, quizá podrán sacarlo de paseo ocasionalmente.
Si no, tu mascota no recibirá ninguna atención, aparte de un plato de comida deslizado bajo la puerta de la jaula y manguerazos de agua.
Si tu perro es grande, negro o cualquier raza “bull” (pit bull, mastín…) lo has conducido a la muerte desde el momento en que cruzó la puerta. Esos perros no suelen ser adoptados.
No importa lo “dulce” que sea o lo “amaestrado” que esté. Si tu perro no es adoptado en las 72 horas desde su entrada, y el refugio está lleno, será sacrificado.
Si el albergue no está lleno y tu perro es suficientemente bueno y de una raza atractiva, es posible que se pueda retrasar su ejecución, aunque no por mucho tiempo.
La mayoría de los perros se ponen en jaulas de protección y se les sacrifica si muestran agresividad.
Incluso el perro más tranquilo, es capaz de cambiar en este entorno.


Si tu mascota se contagia de la tos de las perreras (traqueobronquitis infecciosa canina) o cualquier otra infección respiratoria, será sacrificado de inmediato, simplemente porque en las perreras no tenemos recursos para pagar tratamientos.



Odio mi trabajo, odio que exista y odio saber que siempre existirá a menos que vosotros, la gente, cambiéis y os deis cuenta de las vidas que perjudicas son muchas más, aparte de la que dejas en la perrera.

Entre 9 y 11 millones de animales mueren a diario en las perreras y solo tú puedes parar esto.
Yo hago todo lo posible por salvar todas las vidas que puedo, pero los refugios (protectoras) siempre están llenos y cada día hay mas animales que entran que los que salen.


Solo quiero puntualizar esto: NO CRIES O COMPRES MIENTRAS HAYA PERROS MURIENDO EN LAS PERRERAS.


Ódiame si quieres. La verdad duele y la realidad es lo que es.


Sólo espero que con esto alguna persona haya cambiado de idea acerca de la cría, de abandonar su mascota en una perrera, o de comprar un perro.
Ojalá alguien entre en mi trabajo y me diga “he leído esto y quiero adoptar”.
 Eso haría que mereciese la pena.


En muchos comentarios que leo en eventos sobre perros abandonados, observo el desconocimiento de la gente que aun se piensa que las perreras son sitios donde los perros viven, están felices y que salen adoptados con facilidad tras una breve y colmada extancia en la perrera.


Señores, en las perreras españolas (y en todas) los animales MUEREN, SON SACRIFICADOS o ENFERMAN y AGONIZAN alli solos.


Para paliar esto, existen las protectoras, que no “caen del cielo” (aunque están llenas de ángeles) y que intentan hacer lo posible para buscar casa a estos animales. Se llevan y acogen a los que pueden para que tengan oportunidades, los sacan e intentan hacer tiempo para que no los sacrifiquen.

A cambio, qué reciben: ¿subvenciones? ¿locales e instalaciones? NADA. (Sobre)viven del dinero que ellos mismos aportan, de lo que los escasos socios quieran donar y poco más.


Y no hay facilidades.

Cuando la gente sabe que colaboras en 1 asociación o que ayudas animales , en vez de colaborar, lo único que hacen es entregarte más y más animales: “mi perra acaba de parir”... “me he encontrado estos cachorritos en una caja”--- “en mi portal hay 1 perro abandonado merodeando”….
Somos el mejor descanso para la conciencia del que no se quiere mojar.
Ya nadie deja al coche en la gasolinera y acelera para irse de vacaciones a la playa. Lo que hacen es dejarlo en la protectora. Desde tirarlo por encima de una alambrada, hasta dejarlo en una residencia y no recogerlo.
Porque saben que dan con buenas personas que no pueden dar la espalda y abandonar el animal que ellos han abandonado.


Me permito añadir, que en algunas perreras españolas, ni siquiera la eutanasia es una inyección y se acabó. Algunos “veterinarios” que trabajan en perreras, encuentran otros medios de sacrificio mas dolorosos y desagradables, pero que (¡cómo no!) son más económicos y rentables. Y por el precio de una inyección, se incineran o gasean vivos.
Ese es el país en que vivimos.
Aunque tampoco podemos esperar mucho más de un lugar donde la fiesta nacional es torturar hasta la muerte un animal, mientras cientos de sádicos que han pagado su entrada gritan y disfrutan del espectáculo.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Mi agradecimiento a este trabajador, que solo leyéndolo se siente su pena y amor por los animales, que pena que no terminen de entender algunas personas que los animales tienen sentimientos, el lo describe muy bien, solo hay q mirar sus ojos, me gustaría llegar a ver el día en que se respete la Vidal de todo bicho viviente, (la mayoría de los bichos somos los humanos) quisiera dar ánimos a este trabajador amante de los animales teniendo que trabajar en esas inmundas perreras, lo que estará tragando, animo★★★ Amigo estoy segura de que dentro de tus posibilidades algo bueno harás por esos pobres perros...Un abrazo.

Anónimo dijo...

ENHORABUENA POR SER TAN VALIENTE AL RELATAR LA CRUDA REALIDAD DE LAS PERRERAS. YO HE ADOPTADO Y LO SEGUIRE HACIENDO.UN ABRAZO.

Anónimo dijo...

Jamas se me habia ocurrido pensar que los animales abandonados en perreras podian sufrir tanto.He llorado al leer esta carta.Hare lo posible por adoptar.

Vane dijo...

DESDE LUEGO EL DIA QUIERA UN PERRO NO DUDARE EN IR A LA PERRERA.....GRACIAS POR TU TESTIMONIO, AL MENOS A MI ME HAS ABIERTO LOS OJOS..

Anónimo dijo...

Soy voluntariA en una protectora y aunque, efectivamente el 99% de ellas no sacrifican animales eso no significa que ese sea un sitio para ellos. Los animales están confinados en jaulas o patios expuestos, entre enfermedades, frío o calor, a peleas entre ellos con resultado de muerte, en la mayoría de los casos o con heridas muy graves. Esto es porque el nivel de estrés al que están sometidos es muy elevado, no salen a pasear en la mayoría de los casos, es imposible sacar a más de 600 perros a pasear todos los días!!Además hay tantos a los que medicar, limpiar y tratar que se hace lo que se puede y más, pero es el cuento de nunca acabar. Salen en adopción 400 y entran 450, un drama y siempre son las mismas historias que ya ha expuesto este hombre que trabaja en la perrera. Detrás de esas 600 vidas hay 600 personas que se fueron con la conciencia tranquila porque los dejan en la protectora. Solo un día hace falta estar allí para concienciarte de que eso no es un comportamiento propio de una sociedad avanzada. Responsabilidad y respeto, NO SON JUGUETES Y SIENTEN DOLOR Y TRISTEZA!!!!Antes de abandonarlo en un lugar como este a tu mascota o los cachorros que por la gracia tuvo, pasate solo un día por cualquiera de estos lugares y comprobarás las terribles consecuencias que tu irresponsabilidad tiene sobre sus vidas.

mila dijo...

SI en el mundo proliferaran personas como este trabajador si podriamos decir que somos humanos...por desgracia el mundo esta repleto de personas que piensan que los animales son seres creados para el sacrificio o divertimento del llamado ser humano,quisiera trasmitir a este trabajador mi admiracion y mi gratitud por su labor y denuncia al abandono de esos pequeños o grandes seres que son los animales que en muchisimas ocasiones nos siguen demostrando que la palabra humanos nos queda grande ...Un abrazo ¡¡¡

Anónimo dijo...

Espero que la gente empiece a pensar en lo que hace con los pobres animalitos,y que en verdad este mensaje les llegue al corazón. Ellos tienen sentimientos como nosotros y sufren como nosotros, no creo que a nadie le guste sentirse desplazado, humillado, utilizado... Necesitamos más ángeles, que no sean siempre los mismos.