TRANSLATE THIS PAGE

No olvides firmar nuestro libro de visitas

Antes de salir del blog, NO OLVIDES colaborar con un comentario en el libro de visitas, ahí a la derecha. Ayudarás a que seamos cada vez más con el convencimiento de que habrá un día en que, por fin, tratemos con respeto a los animales.
Tómate 30 segundos para cambiar las cosas

¡Y compártelo con tus amigos!

"La grandeza de una nación y su progreso moral pueden ser juzgados por el modo en el que se trata a sus animales".
Mahatma Gandhi

miércoles, 8 de junio de 2011

RESPUESTA A LA INVESTIGACIÓN SOBRE MITOLOGÍA: PEGASO



Hace ya unos días os lanzamos una pregunta sobre PEGASO. Aquí está la respuesta... ¡A ver si coincide con lo que vosotros habéis descubierto!


Nos la manda Saúl, rehabilitador de animales salvajes, que se encuentra en su casa desde que, hace un mes, decidiera saltar como ningún humano ha saltado jamás, consiguiendo el meritorio premio de una pierna rota. 
Seleccionamos ésta por su curiosa interpretación del mito en paralelo a su estado actual con la "pata coja". Unimos, además, parte de información recopilada por Rubén, el hombre ardilla:





En la mitología griega Pegaso era un caballo alado. Pegaso nació de la sangre derramada por Medusa cuando Perseo le cortó la cabeza. Suele representarse en blanco o negro y tiene dos alas que le permiten volar. Una característica de su vuelo es que cuando lo realiza, mueve las patas como si en realidad estuviera corriendo por el aire.

Su nombre, Pegaso o Pegasus, proviene del griego Pagé (manantial). Este fabuloso caballo poseía el poder de hacer brotar agua allí donde pisaba. Además tenía un carácter indomable.
Con el paso del tiempo, Zeus lo convirtió en una constelación formada por cuatro magníficas estrellas brillantes en forma de cuadrilátero.
Visto del revés se percibe mejor
que tiene forma de caballo
Pegaso aparece relacionado con el héroe Belerofonte, quien a lomos del alado logró dar muerte a la Quimera, una bestia de múltiples cabezas. Belerofonte encarna el defecto de la excesiva ambición. Obliga a Pegaso a llevarlo al Olimpo para convertirse en un dios pero Zeus, molesto por su osadía, envía a un mosquito que pica el lomo de Pegaso y precipita al vacío a Belerofonte sin matarlo, quedando lisiado (como yo) y condenado a vagar apartado del resto del mundo toda su vida recordando su gloria pasada (espero que el final mío no sea éste).
Es uno de los equinos más célebres de la literatura junto con Rocinante (caballo de D. Quijote de la Mancha), Babieca (el del Cid), y Bucéfalo (el de Alejandro Magno), entre otros.  Ha sido uno de los caballos mitológicos más llevados al cine al igual que el unicornio, siendo seres extraordinarios que encajan perfectamente en las películas de ficción y fantasía.
                            Wikipedia, www.sobreleyendas.com y Enciclopedia Libre