TRANSLATE THIS PAGE

No olvides firmar nuestro libro de visitas

Antes de salir del blog, NO OLVIDES colaborar con un comentario en el libro de visitas, ahí a la derecha. Ayudarás a que seamos cada vez más con el convencimiento de que habrá un día en que, por fin, tratemos con respeto a los animales.
Tómate 30 segundos para cambiar las cosas

¡Y compártelo con tus amigos!

"La grandeza de una nación y su progreso moral pueden ser juzgados por el modo en el que se trata a sus animales".
Mahatma Gandhi

viernes, 26 de abril de 2013

DE CÓMO UNA GATA CALLEJERA "ABUITRADA" PASÓ A SER PARTE DE UNA FAMILIA


Os voy a contar algo sobre Lisi.
Lisi era una gata callejera y la vimos por primera vez en enero, pero mi madre ya la vio mucho antes. Cuando la vimos no nos hacía nada de caso y vino por primera vez cuando le enseñamos comida, aunque se la  comía y se iba.
Cuando empezó a hacer más frío se quedó en el garaje entrando por un tubo que da a la calle y ya no se espantaba tanto como antes cuando nos veía.


La comida se la empezamos a dar en la terraza y ya venía poco a poco.
Y una noche durmió en la terraza. Desde esa mañana que nos despertamos y estaba allí ya no se ha separado de nosotros: ahora en casa somos cinco.
Antonio, es decir, mi padre, le ha hecho una caseta para cuando quiera estar tranquila con toldo y todo, también tiene dos sitios para dormir y lo que también tiene es mucha hambre.

Lisi es muy maja, majísima. Nos encanta estar con ella.
En enero tuvo una infección de oídos, y después de eso notamos que algo le pasaba en el cuello. Tiene mucho pelo y se lo peinamos y poco a poco fuimos viendo que tenía muchos cúmulos de pelo, sobre todo alrededor del cuello que se le mezclaban con piel y le molestaban porque estaba incómoda. Nos informamos y nos dijeron que eso podría hacer que incluso respirara mal. No valía con el peine, con un utensilio de metal nuevo tuvimos que ir desenredando, cortando cuando podíamos y deshaciendo el nudo. Desde la barbilla hasta el final de la tripa se quedó sin pelo, calva total y con la garganta irritada. Ahora  le va saliendo el pelo y no vamos a permitir que le pase lo de antes. De perfil tiene aspecto de buitre leonado por ser de la misma familia aunque creo que se parece  a un buitre a secas. Aun con todo, Lisi es la felina de siempre, y con la primavera va como loca detrás de los saltamontes y de los pájaros que, por cierto, están llegando muy bonitos con las alas de todos los colores. Espero que como tiene comida en casa no se zampe ninguno aunque.... 
Un abrazo cuartohociquero.
Saúl 

6 comentarios:

Adriana dijo...

Preciosa historia!!

Anónimo dijo...

Es una historia preciosa!
Yo tengo un gato al que también recogí de la calle aunque él era muy pequeño y ahora es el hermano pequeño de la familia y esta historia me ha recordado a la nuestra.
Espero que disfrutéis de Lisi mucho y durante mucho tiempo!!

CARMEN YÁÑEZ CASANOVA dijo...

Lo siento por lo que pasó, yo no dejaría que le pasara nada a mis perras

Bea dijo...

Qué linda Lisi y ha encontrado la mejor familia!
Encuentros afortunados :)

Anónimo dijo...

Me parece bien que. Cuidemos. De los. Animales. Yo tengo. 2 perros adoptados. .1 de ellos. Adoptado cuando. Tenía
1año medio me lo. trajeron. Desde. Burgos. Yo vivo. En Cantabria. Tenía. Pánico. A la gente. Pero esta recuperado. Lla. Lleva con nosotros. 6 años. Y el. Otro un cacharro. Adoptado tiene 4 meses. Tengo. También. 3 gatos. 2. Recogidos. De la. Calle. Y. Un. Persa. Que. Tiene lla 12años. Gracias
por cuidar. De los animales. Aquellos. Que
los adoramos

Blanca Bilbao dijo...

Saúl, bien por ti y tu familia! Eres un héroe!
Y se ve que esta muy bien cuidada, menudo tamaño, jajaja
Ojalá muchas personas aprendan de tu ejemplo ...poco a poco...hasta el infinito y más allaaaaa