TRANSLATE THIS PAGE

No olvides firmar nuestro libro de visitas

Antes de salir del blog, NO OLVIDES colaborar con un comentario en el libro de visitas, ahí a la derecha. Ayudarás a que seamos cada vez más con el convencimiento de que habrá un día en que, por fin, tratemos con respeto a los animales.
Tómate 30 segundos para cambiar las cosas

¡Y compártelo con tus amigos!

"La grandeza de una nación y su progreso moral pueden ser juzgados por el modo en el que se trata a sus animales".
Mahatma Gandhi

viernes, 19 de octubre de 2012

LA LUZ, LA OSCURIDAD Y EL CIRCO. POR EL CUARTO HOCICO


Esta mañana llegó a nuestros ojos una fotografía en la que se escribía una idea de Platón, el filósofo griego, y nos inspiró para escribir sobre algo que nos toca de cerca. El título nos da una pista.


Esta es la reflexión, inspirada por ese filósofo, tras unas fiestas del Pilar en las que el circo con animales volvió a aparecer por Zaragoza:

Muchas veces resulta muy difícil hacer ver a los adultos que hay muchas cosas que hacemos mal. Si lo intentas, siempre encontrarás algunos pensamientos en contra. Vivimos sumidos en un gran desconocimiento, y la inercia en la que estamos inmersos y el egoísmo del ser humano no nos dejan ver cosas tan básicas como que los animales en el circo no se lo pasan tan bien como nosotros, que un animal que abandonas también llora aunque no veas sus lágrimas, o que los animales en el zoo no están ahí por placer... La educación en sensibilidad y en empatía es muy necesaria. Como dice Macaco, no se trata de romper ventanas, sino conciencias equivocadas. 
La ilusión no se encuentra en los circos con animales haciendo cosas extraordinarias, no os equivoquéis. La ilusión está dentro de vuestros propios hijos. Es vuestra labor saber canalizarla hacia lo correcto y darles la fuerza para que crean en hechos maravillosos, seres increíbles y actitudes admirables. Nada tiene de admirable dominar por la fuerza a un elefante o a un león que fueron arrancados de sus familias. Admiramos más a los que, cada día, dan su tiempo y sus esfuerzos por hacer felices a los demás seres a su alrededor.
Preguntémonos qué aporta de bueno para nuestros hijos el ver cómo un señor con látigo domina a un animal salvaje que está fuera de su lugar natural: ¿es poder lo que buscamos? ¿es ansia de dominación? Después de ser partícipes de ese espectáculo, ¿salimos satisfechos y con el alma llena? Siempre que presenciamos algún hecho admirable deseamos hacerlo nosotros también, ese es el resultado de nuestra admiración. No confundamos a los niños dándoles cuentos en los que los animales "trabajan" felices en el circo. Seamos originales y rompamos con ese modelo que no nos deja ver la luz. Escribamos cuentos asombrosos en los que un elefante se escapa del circo por un ventanuco diminuto y nadando por mares infinitos y volando con sus orejas como ya hizo Dumbo consigue regresar feliz junto a su familia. La ilusión está en nosotros también, los adultos, si es que todavía nos queda algo de niños. 


EL CUARTO HOCICO

2 comentarios:

Rosa Roldán dijo...

Impactante visión de lo que queremos para nuestros hijos y jóvenes. El circo visto desde un punto de vista diferente pero muy real. Basta ya de animales enjaulados por mera diversión porque cada vez menos gente encuentra entretenido eso. Enhorabuena!!!

Lo que pasa en Muel dijo...

A los adultos hay que acercarlos poco a poco a la luz ya que después de tantos años viviendo en la oscuridad, salir a la luz de golpe los puede demostrar. Pero es cierto que la labor del cuarto hocico no debe quedarse en concienciar a los niños, sino en que ellos consigan concienciar a sus padres y a otros de su entorno. ¡Ánimo!