TRANSLATE THIS PAGE

No olvides firmar nuestro libro de visitas

Antes de salir del blog, NO OLVIDES colaborar con un comentario en el libro de visitas, ahí a la derecha. Ayudarás a que seamos cada vez más con el convencimiento de que habrá un día en que, por fin, tratemos con respeto a los animales.
Tómate 30 segundos para cambiar las cosas

¡Y compártelo con tus amigos!

"La grandeza de una nación y su progreso moral pueden ser juzgados por el modo en el que se trata a sus animales".
Mahatma Gandhi

sábado, 12 de noviembre de 2011

¿QUÉ SIENTE UN PERRO CUANDO ENTRA EN LA PERRERA?

Este perrico fue grabado justo segundos después de ser encerrado en la perrera.
Por si alguien todavía no lo sabe, si nadie lo saca de allí en 10 días (como al resto de animales que están encerrados en ese recinto), será sacrificado.

video

Nos produce mucha tristeza pensar que esto sucede a diario, y que los perrillos que entran en la perrera presienten que ese sitio no es bueno para ellos. 
Son sólo unos segundos, pero si ver a este perrico temblar de miedo no nos provoca nada, entonces deberíamos pensar en cambiar los métodos de educación y plantearnos que, antes de llenar las cabezas de los niños de datos y más datos, tendríamos que dedicar mucho más tiempo a la empatía y al respeto de los seres que nos rodean. Humanos incluidos.

César. Maestro en Muel




Todos tenemos algo que llamamos empatía. El diccionario dice que la empatía es "la identificación mental y afectiva de una persona con el estado de ánimo de otra".
   Muchas veces he sentido empatía, cuando una amiga o alguien a quien quiero se hace daño, cuando veo en la tele a algún niño pasar hambre y en otros muchos casos. Con el perrito de la noticia he sentido empatía, porque puedo saber lo que siente: miedo, inseguridad y tristeza, lo que le provoca temblores y gemidos, que es lo mismo que siento yo en algunas situaciones  en las que presiento que nada bueno me va a suceder, cuando estoy en el médico, por ejemplo, que aunque sé que no me voy a morir, sé que me van a hacer daño. Mi reacción es igual que la del perro, temblar y llorar.

Mónica, fotógrafa de animales muy rápidos

2 comentarios:

Susana dijo...

Me da tanta rabia y tanta pena ver a este chiquitín.... A veces desearía poder comprar una casa más grande que el mini piso en que vivimos, con un jardín precioso sólo para poder salvar a uno de estos peques.... y así dar un amigo de juegos a nuestra peludeta.

La pena es que mientras la gente no se conciencie de la necesidad de castrar a sus perros y esterilizar a sus perras, este video será una realidad demasiado cotidiana....

Un abrazo.

hwanphee dijo...

Lo que siente un perro... solo lo sabe un perro. Lo triste es que más de 10.000 años después de haberlos "domesticado", seguimos sabiendo muy poco de los perros, de lo que sienten, de lo que necesitan, de cómo ven y perciben el mundo que les rodea. Proyectamos sobre ellos nuestras creencias e ideas preconcebidas y no les dejamos que sean perros, y cuando resulta que no son "como imaginábamos" (porque mordisquean alguna cosa, aúllan o se hacen pis "donde no toca") los abandonamos en una perrera como quien se deshace de un juguete roto.